martes, 1 de abril de 2008

MI MUNDO SEGÚN “QUEER AS FOLK”

La serie narra la historia de cinco hombres gays que viven en Pittsburgh, Pensilvania: Brian, Justin, Michael, Emmett y Ted; de una pareja de lesbianas, Lindsay y Melanie; y de la madre de Michael, Debbie. Otro personaje principal, Ben, se introdujo en la segunda temporada. La serie aborda sin censura y con franqueza, el estilo de vida de los homosexuales que viven en la actualidad en Norteamérica, conocidos como «working class boys». Combina en partes iguales drama, humor y sexo. (fuente: Wikipedia.com)

Queer as folk, paradigma del mundo gay… Si, es genial una ciudad que acepta abiertamente a los homosexuales, sitios geniales de rumba, historias interesantes y hombres hermosos, sexies y calientes… ¿Qué más se puede pedir? Tal vez que sea real… Pues si, la realidad… Eso que nos falta tanto a los homosexuales ya que vivimos en un mundo de fantasía… Seamos “realistas” porque ¿donde se podrían encontrar tantas cosas perfectas juntas?

Claro que nuestro mundo se acerca un poco al mundo de Queer as folk… bueno, en verdad no tanto… tal vez unos cuantos años luz… Si comparamos Pittsburg con Medellín veremos que la distancia no es sólo geográfica, bueno ese no es el Pittsburgh real (pero por un momento supongamos que si lo es), la tranquilidad en sus calles no se compara a la loca excitación de las calles paisas donde ni de riesgos irías con tu pareja agarrados de la mano… Tampoco existe una zona con exclusivas y variadas ofertas de rumba gay como en Pittsburg… bueno existe una zona de rumba pero nada parecido (no me acusen de arribista o esnobista) pero hay que fijarse bien donde te metes no vaya a ser que te la metan (en sentido figurado claro… y literalmente también) y bien pequeña la dichosa zona así que si quieres variar de sitio solo tienes que pasar a la acera de enfrente y tardarás cinco minutos en ver a toda la gente que como tú está buscando donde rumbear… Porque eso si, en una ciudad como Medellín siempre vas a ver las mismas caras, así que finalmente que importa donde rumbees porque quedarás como en familia…

Medellín a diferencia de las calles de Pittsburg si tiene hombres con barriga, calvos, bajitos, negros, latinos y con defectos físicos, y por supuesto de todos los estratos, no siempre los de los estratos altos son Adonis perfectos ni los de estratos bajos son cerdos miserables… Hay para todos los gustos… Y si de los hombres se trata en Queer as folk hay para escoger. Por supuesto todos son bonitos o si no que gracia tendría verlos, que para ver gente normal basta mirar a mi alrededor y no me estoy quejando por que prefiero un normalito querendón que un perfecto glacial… Obviamente en Queer as folk juegan con los estereotipos o que levante la mano quien no tenga un amigo como alguno de los hombres de la serie, hay están: Michael el chico ingenuo y que cree en el amor, Brian el rompecorazones devorahombres, Emmet la loquita extrovertida y sincera, Ted el fatalista y decepcionado del amor y Justin el pollo bonito recién salido del closet… En algún momento nos hemos sentido identificados con los conflictos de estos seres humanos de dos dimensiones a quienes a la larga todo les sale bien, obvio que van a conseguir lo que desean, dependiendo de cada temperamento y no importa los medios que usen… ¿A ver? A mí las cosas me salen mal todos los días, perdonen mi pesimismo pero mi vida es muy poco rosa (menos mal porque odio el rosa), y mucho menos color arco iris… Tengo traumas, problemas financieros, de trabajo y como todos saben amorosos también… Porque si de amores se trata estos seres humanos casi perfectos desperdician y derrochan cada espécimen de la fauna pittsburguesa (¿Se escribe asi?) que pasa por sus manos (bueno, si los aprovechan y ya sabemos como) para a la final quedarse (obviamente) con los más cercanos a la perfección… Ya quisiera uno (y perdonen que sea un arrastrado) lanzarse encima de cualquiera de esos que los demás desechan… Porque al igual que yo todos (y repito ¡TODOS!) buscamos algo cerca de la perfección y esa sólo existe, ya saben en donde: en la TELEVISIÓN… ¡Snif!

13 comentarios:

Monchis dijo...

Hola Vetado,

Todos los personajes de la serie representan como tu mismo lo dices, los diferentes estereotipos de la comunidad gay, y de alguna manera cada uno de nosotros se identifica con ciertos aspectos de cada uno de los personajes.

Yo me siento a mi mismo como una combinación de Michael y Ted, con cierto aire a Emmet, deseando la suerte de Brian y la belleza de Justin.

Los estereotipos tienen la función de exagerar ciertas características para hacer mucho mas notorio el personaje.

A mi la serie me cautivó desde la primera vez que la ví hace ya varios años y te digo que aunque Medellín no es Pittsburg, siento que una de las razones por las cuales fué filmada es esta ciudad es para que la gente de alguna manera se sintiera mas identificada con personajes mas terrenales, que si la hubieran ambientando en una ciudad como NYC o San Francisco.

Eso mismo sucedió con la versión británica que fue ambientada en Manchester, una ciudad intermedia, industrial y de gente trabajadora.... como Medellín.

Es cierto que en el mundo real no todos son tan bellos, pero esa es párte de la fantasía de la televisión, y es lo mismo en la series nacionales, donde a veces es mas importante la apariencia que el talento.. pero esa es otra discusión.

Lo que uno ve en TV no es lo mismo que se ve en la calle, afortunadamente estas tierras paisas han producido una cosecha de belleza bastante abundante en la última generación... (O debe ser que con los años mi percepción a cambiado y ahora veo belleza por doquier).


Saludos,

Akira dijo...

Ministro!!!!

Buen analisis, interesante. Ideario, ideario.

Y un manjar blanco clama a gritos por el Ministro de relaciones interiores y el corazón.

Besos y abrazos

EL JOKER dijo...

Mmm

Hace rato que no me "prendo" tanto a una serie de televisión.

Si, la tele es perfecta y el mundo real no lo es...quizá por que en lugar de hacer las cosas bien...se hace lo que sale bien en la tele no?

Abrazos

Merlín Púrpura dijo...

¡Qué buen regreso al blog! La serie me encanta, me enganchó, aunque ahora la pasan en España a horas imposibles. Y siempre me recuerdan sus personajes a muchos de mis amigos y hasta a mí mismo. Y no te creas, alguna vez he escrito que los sitios de rumba y los "manes" tienden a ser iguales o a comportarse de manera similar en cualquier parte, en Pittsburg o en Itagüí. ¡Cosas de la "manada"!
No dejes de escribir!
Abrazos

ZekY's dijo...

Me encantó el posteo!!!!!!

Claro que todos buscamos lo mismo, aunque con sutiles variantes, juas.

Piquitos desde el sur

jacobo dijo...

Qué buen post, que buena comparación, la verdad la realidad no siempre supera la ficción aunque queramos.

l'enfant dijo...

Ay, Liberty Avenue!... y pensar que en la realidad de cualquier ciudad apenas alcanza para un Poverty Avenue... saludos

Jester dijo...

A veces me parece que un mismo espacio geográfico es, a la vez, la fuente de diferentes ciudades. Esa Medellín homogenea, estereotipada, de hombres decepcionados o de caras infinitamente idénticas, me parece bastante aburrida. Pero hay otras opciones, un poco más modestas, en las que la realidad supera por mucho la ficción.

Milo Gasa dijo...

Por eso prefiero The L Word, puede que sean los mismos estereotipos pero con tetas, pero al menos no me muestran MI mundo convertido en una fantasía.

Sandum dijo...

Bueno lo que nunca entendí de esa serie (Y de L Word también), es que ahí ¡Dios! Se heterosexual es lo atipico, pareciera que ese pequeño mundo cuadrado lo común es ser Gay o Lesbiana.... Saludos!

Anónimo dijo...

hola, seguro te interesa este libro, HOLLYWOOD QUEER:

http://www.cinemitos.com/tbeditores/Paginas/978-84-96576-599.asp

para un resumen de la introducción:

http://www.hoycinema.com/actualidad/reportajes/Los-armarios-Hollywood.htm

y ánimo con el blog, se ve bien interesante

Jester dijo...

¿Será?

El Piloto dijo...

A mi la serie me tiene encantado y eso que apenas voy en el capítulo 11 de la primera temporada; estoy de acuerdo con quienes dicen que tal vez todos los personajes son demasiado "bellos" como para ser reales; sin embargo me gusta el tratamiento crudo y sin tapujos de las temáticas que han ido presentando asi como la ambientación musical. Un abrazo